Categoría
Etiquetas
Año
2020

Noticias

Alianza para acertar en las políticas

Cuatro entidades, Afi, Iseak, Ivie y Ksnet, se unen para fomentar la evaluación de las políticas en el sector públlico y en el privado

Esta noticia fue originalmente publicada por Agustí Sala en El Periódico el martes, 23 de junio de 2020.

redev iseak
Foto: Albert Bertran

Ahora es el ingreso mínimo vital, pero hay otros muchos programas, planes y demás iniciativas que las administraciones lanzan, pero que apenas se analizan para determinar si se alcanzan sus objetivos que se perseguían.

Y ese es un elmento esencial porque lo importante no es solo decidir sino hacerlo e implementarlo de forma eficiente y de acuerdo con lo que se esperaba. Para que eso cale es necesario que las políticas y programas públicos, pero también los privados, sean evaluados, algo poco habitual en España, pero común en países como EEUU o Reino Unido, según Elena Costas, fundadora de Ksnet, creada en el 2015 con otras colegas que hacían el doctorado en Económicas. Esta entidad trabaja, como el resto, con organismos, que va de la Diputació de Barcelona a la Gentralitat.

De la academia a la práctica

Ksnet ha decidido aliarse con Afi, Iseak e Ivie para fomentar la práctica de la evaluación de las políticas, tanto en su diseño como en su implementación y en el análisis de sus resultados. Es algo que hace la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), la cual muchas veces recurre a este tipo de entidades para realizar  sus análisis.

“Se trata de fomentar la implantación de la cultura de la evaluación pública“, afirma Costas. A su juicio, en los últimos cinco años, esta cuestión ha evolucionado en España y tanto Ksnet -que nació para que esta actividad pasara de la investigación meramente académica a su aplicación práctica–,  como las otras entidades trabajan intensamente especialmente para evaluar políticas, públicas y privadas, pero queda camino por recorrer.

Protagonismo público

Examinar los distintos planes, programas e iniciativas es una “condición necesaria para el funcionamiento de cualquier democracia”, según ha explicado Emilio Ontiveros en la presentación de esta iniciativa, que considera un pilar para aplicar un sistema transparente. De hecho, esta alianza, con el nombre de Redev (Red por las buenas prácticas en la evaluación), nace en plena pandemia, cuando existe un protagonismo público “central y determinante para salir de la crisis“, agrega.

Se dice que lo que no se puede medir no se puede mejorar. Y de eso se trata. Elena Costas añade que la futura llegada a España de los 140.000 millones de euros que le corresponderán del fondo europeo de reconstrucción una vez que logre aprobarse, “requieren de una buena evaluación”. Según Sara de la Rica, directora de la fundación Iseak, en España no hay un problema de cantidad de información, ya que hay mucha, lo que sucede es que la existente está pensada “para gestionar, no para evaluar”. 

Y la actual crisis ha aflorado la dificultad de planificar y gestionar de forma más eficiente los recursos si previamente no se han evaludado las políticas. La importancia de analizar tanto los diseños como las implementaciones y los resultados de cualquier programa o plan lo refleja el hecho de que una cuarta parte del gasto de las administraciones se destina a la contratación de bienes y servicios. Y para saber si lo que se hace sirve para los objetivos que se habían planteado no queda más que analizar  y comparar. 

Lo que se trata es de evitar que España siga en las antípodas de, por ejemplo, Australia en una materia como la políticas activas de empleo, a las que se dedican unos 6.000 millones al año sin apenas evaluar los resultados. Los miembros de esta red abogan no solo por el examen a posteriori sino antes y durante la aplicación de las políticas.