Noticias

«Hay que acercar mejor las capacidades de las personas al empleo que el mercado genera»

Sara de la Rica, catedrática de Economía de la UPV/EHU, reflexiona sobre algunas de las conclusiones compartidas en el IV Congreso de Empleo

Esta entrevista realizada por Laura A. Izaguirre fue originalmente publicada en El Correo el miércoles, 17 de noviembre de 2021.

«Hay que acercar mejor las capacidades de las personas al empleo que el mercado genera»
Imagen: El Correo

«Además de aprender de otros, pretendemos trabajar en la construcción de un consenso, de un diagnóstico conjunto de la situación y determinar cuáles son las soluciones y elementos que tenemos que poner en marcha para dar respuesta a las nuevas necesidades. Y un congreso da esa posibilidad de aprender qué están haciendo otros, qué estamos haciendo nosotros y, sobre todo, aunarnos en la misma dirección y con los mismos objetivos». Así presentaba hace unos días Alfonso Gurpegui, viceconsejero de Empleo, el IV Congreso de Empleo que finalizó ayer en Vitoria-Gasteiz.

Organizado por el Gobierno vasco y bajo el lema ‘El empleo inclusivo y de calidad para un nuevo contrato social’, el objetivo ha sido poner en marcha estrategias, instrumentos y recursos que permitan avanzar hacia la generación de empleo en las condiciones necesarias que permitan la inclusión plena de todas las personas. Para avanzar en ese camino se ha contado con personas referentes en materias como el empleo, el emprendimiento, la política, la economía… Nombres como Antón Costas, presidente del Consejo Económico y Social de España; Nadia Calviño, vicepresidenta primera del Gobierno de España y ministra de Economía; Nicolas Schmit, comisario de Empleo y Derechos Sociales de la Unión Europea; Mikel González-Eguino, investigador del BC3 (Basque Center for Climate Change) y profesor de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU); Sara Baliña, subdirectora de la Oficina Nacional de Prospectiva y Estrategia de la Presidencia del Gobierno; o María Izquierdo, analista en Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), que a lo largo de estos dos días han reflexionado y debatido sobre las sendas para conseguir un empleo de calidad e inclusivo en una economía competitiva y globalizada; la recuperación socioeconómica postpandemia; la innovación en las estrategias, metodologías y herramientas para el empleo y el emprendimiento; el proyecto de Ley del sistema vasco de empleo y los objetivos en el horizonte 2050.

Para ahondar en las conclusiones de este IV Congreso de Empleo y en cómo se prevén poner en marcha, hablamos con Sara de la Rica, directora de la Fundación ISEAK y catedrática de Economía en la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), que participó ayer en la mesa de debate ‘Conclusiones compartidas’ junto a Joseba Zalakain, Fernando Consuegra, María Saiz, Iñigo Calvo y Javier Ramos.

¿Cuáles son los principales retos que se han puesto sobre la mesa del Congreso?

Yo diría que han sido muchos y muy variados, y ha sido así porque el problema de avanzar hacia un empleo inclusivo y de calidad es muy complejo. Hemos visto mucho consenso en el hecho de que los retos tienen numerosas dimensiones y en que se han de considerar las circunstancias de numerosos agentes muy heterogéneos. Por esta razón creo que aquellos retos en los que se ha incidido más son: en la necesidad de ‘crear’ un contrato social, que es un sistema de reglas de compromiso moral, político y social que garantize que los colectivos más vulnerables no se queden atrás en este mundo que avanza de manera vertiginosa ante cambios inciertos; en la necesidad de tener en cuenta las transiciones entre los cambios, que perjudican de modo muy asimétrico a la sociedad; en el imperativo de innovar en los Servicios Publicos de Empleo, que puedan convertirse en un catalizador fundamental entre la oferta y la demanda de empleo; y por último, en la necesidad de impulsar la colaboración público-privada para hacer frente a estos retos.

¿Cómo se prevén aplicar las conclusiones de este evento a la realidad laboral y a las políticas de empleo?

La idea de este Congreso, al que han asistido de manera integral los principales responsables de empleo del departamento, es escuchar las voces de diferentes personas que, desde sus diferentes perspectivas, aportan valor para entender mejor cómo priorizar y focalizar sus acciones. Por eso entiendo que tras las conclusiones que se han sacado en él se intentarán integrar estas visiones en la futura Ley de Empleo que está en este momento en elaboración.

¿Qué impacto tendrán en la calidad del empleo?

La futura Ley de Empleo pone muchísimo foco en mejorar la calidad del empleo. Algunas iniciativas para esta mejora pasan por cambios legislativos, que no son competencia propia de instituciones autonómicas, pero otras iniciativas que han salido consisten en que los Servicios Públicos de Empleo entiendan sus nuevos retos, se modernicen y, sobre todo, innoven. Esta innovación pasa por personalizar muchísimo más las acciones, entendiendo mejor las diferentes casuísticas individuales, y poder dotar a cada persona de las competencias que mejor le acercen a segmentos del mercado cercanos. Esto puede mejorar muchísimo el emparejamiento entre empresa y trabajador, lo que redundará sin duda en la calidad del empleo, pues las personas estarán mejor encajadas en sus nuevos puestos de trabajo.

Sara de la Rica ISEAK
SARA DE LA RICA, DTRA. FUNDACIÓN ISEAK Y CATEDRÁTICA DE ECONOMÍA EN LA UPV/EHU

«Han salido ideas muy buenas para integrar dentro de los objetivos que se han de marcar los responsables de las acciones en materia de empleo»

¿Cuáles cree que deben ser las principales palancas tractoras del cambio?

La palanca fundamental es acercar mejor las capacidades (actuales o potenciales) de las personas al empleo que el mercado genera, tanto para quien tiene un trabajo como para quien no lo tiene. Esto acercará un empleo digno a todas las personas y, en consecuencia, la palanca de la transformacion hacia una sociedad menos desigual estaría en marcha. Pero este acercamiento es muy complejo y costoso, requiere de mucha modernización e innovación, de la colaboración de múltiples agentes y, sobre todo, de un gran impulso y atrevimiento. Hace falta romper muchas inercias y barreras administrativas. Pero, sobre todo, creo que hace falta el convencimiento de que a pesar de las barreras se pueden ir dando pasos que poco a poco cambien la cultura, que se focalicen y priorizen los objetivos y que se evalúen los resultados, lo cual genera un aprendizaje a implantar en el siguiente programa o servicio.

Tomando como base el lema de este Congreso, ¿se está hoy un poco más cerca de un empleo inclusivo y de calidad?

Estos foros generan reflexiones compartidas que son necesarias para los diagnósticos precisos y previos antes de abordar las grandes transformaciones. Por esto, si estas reflexiones se integran en las acciones que los responsables de empleo van a acometer en el futuro inmediato, entonces estaremos más cerca. Si no, las reflexiones se habrán quedado en intenciones más que en acciones. Pero creo que han salido ideas muy buenas como para integrar dentro de los objetivos que se han de marcar los responsables de las acciones en materia de empleo.