¿Reduce el uso de herramientas digitales la desigualdad en la escuela?