4 marzo 2021

La elección de carrera universitaria y su impacto en las brechas de género en el mercado laboral

En este informe hacemos uso de la Encuesta de Inserción Laboral de Alumnos y Alumnas de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) de 2018 para investigar hasta qué punto las decisiones educativas determinan las brechas laborales de género entre las/os jóvenes graduadas/os vascas/os. Al centrarnos en los comienzos de las trayectorias profesionales, mitigamos el rol de la crianza y otras cuestiones familiares que impactan en las disparidades entre los sexos en etapas vitales posteriores. Una vez se tienen en cuenta las diferencias en la elección del tipo de estudios, los resultados muestran que mujeres y hombres no presentan diferencias significativas en su probabilidad de tener un empleo a los tres años tras su graduación. Sin embargo, sí se observa la existencia de brechas de género significativas en el tipo de jornada laboral y nivel salarial, incluso comparando mujeres y hombres procedentes del mismo tipo de estudio y con similar edad, expediente académico, tipo de empresa, ocupación y sector.
25 febrero 2021

Mujer y madre: la doble penalización laboral

El mercado laboral español es un claro ejemplo de los avances conseguidos en la participación laboral de las mujeres. Pese a esta convergencia, la desigualdad en el empleo aún está lejos de erradicarse. En el presente informe ISEAK se muestra la situación laboral de mujeres y hombres en tres etapas de sus vidas: cuando viven solas/os, cuando viven con sus parejas pero no tienen hijas/os y cuando, además de vivir con sus parejas, son madres y padres. El objetivo es cuantificar para mujeres y hombres que forman parte de la misma pareja, el impacto de vivir en pareja y de la llegada de las/os hijas/os tanto en el acceso al empleo, como en la intensidad laboral. El principal resultado es que si bien ya existe una brecha de género en materia laboral que es previa a la vida en pareja, ésta se intensifica al vivir en pareja, incluso sin hijas/os, y se agudiza aún más con la llegada de hijas/os. Si se compara la situación actual con la de 2007, la brecha en participación laboral ha descendido, pero la brecha en horas trabajadas, por el contrario, ha aumentado.
17 noviembre 2020

Precariedad laboral y responsabilidades familiares en Euskadi: un estudio de género

Aún en la actualidad existen ciertas barreras que dificultan la convergencia laboral de mujeres y hombres. Lejos de desaparecer, estas barreras aumentan especialmente con la llegada de las/ os hijas/os. En el presente informe ISEAK se estudian las razones que subyacen a dicha brecha laboral, así como la relación que guardan con las diferencias existentes en las responsabilidades familiares entre los miembros de las parejas en Euskadi. Se encuentran principalmente dos obstáculos que afectan a las mujeres en la carrera profesional, pero no a sus parejas masculinas: en primer lugar, ellas se enfrentan a mayores dificultades para acceder al mercado laboral; segundo, una vez en el empleo, las mujeres sufren de mayor precariedad, ya sea por una mayor exposición a los contratos a tiempo parcial o a la temporalidad.
25 junio 2019

Brechas de Género en el Mercado Laboral en Euskadi

La brecha de género en el mercado laboral alude a las diferencias que existen entre mujeres y hombres en distintos ámbitos del mercado laboral, como pueden ser la tasa de actividad, el tipo de jornada o la retribución salarial. Aunque la evidencia muestra que las diferencias entre mujeres y hombres se han estrechado sensiblemente en varios parámetros del mercado laboral en las últimas décadas, la situación dista mucho de ser equitativa. En particular, las diferencias salariales son aún notables y su evolución temporal no presenta signos de convergencia apreciables. El presente informe, realizado junto con Emakunde - Instituto Vasco de la Mujer, realiza un estudio exhaustivo de las brechas de género en el mercado laboral en Euskadi.
17 julio 2017

Las brechas de género en el mercado laboral español y su evolución a lo largo del ciclo de vida

La evidencia empírica señala que en la mayoría de países desarrollados, las diferencias en el mercado de trabajo entre hombres y mujeres se están estrechando tanto en participación laboral, como en número de horas tra- bajadas, tipo de ocupaciones que desempeñan e incluso en la remuneración.